De la Homilía de Su Santidad Benedicto XVI primer aniversario de la muerte del Papa Juan Pablo II

3 de abril de 2006

[…] Pues bien, el amado Pontífice, al que Dios había dotado de múltiples dones humanos y espirituales, al pasar por el crisol de los trabajos apostólicos y la enfermedad, llegó a ser cada vez más una “roca” en la fe.

Quienes tuvieron ocasión de conocerlo de cerca pudieron palpar en cierto modo su fe sencilla y firme, que, si impresionó a sus más cercanos colaboradores, no dejó de extender, durante su largo pontificado, su influjo benéfico por toda la Iglesia, en un crescendo que alcanzó su culmen en los últimos meses y días de su vida. Una fe convencida, fuerte y auténtica, sin miedos ni componendas, que conquistó el corazón de muchas personas, entre otras razones, gracias a las numerosas peregrinaciones apostólicas por todo el mundo, y especialmente gracias a ese último “viaje” que fue su agonía y su muerte. […]
Podríamos decir que él, Sucesor de Pedro, imitó de modo singular, entre los Apóstoles, a Juan, el “discípulo amado”, que permaneció junto a la cruz al lado de María en la hora del abandono y de la muerte del Redentor. Viéndolos allí cerca — narra el evangelista — Jesús encomendó a Juan a María y viceversa: “Mujer, he ahí a tu hijo. (…) He ahí a tu madre” (Jn 19, 26-27).
Juan Pablo II hizo suyas estas palabras pronunciadas por el Señor poco antes de morir. Como el apóstol evangelista, también él quiso recibir a María en su casa: “et ex illa hora accepit eam discipulus in sua” (Jn 19, 27). La expresión “accepit eam in sua” es singularmente densa: indica la decisión de Juan de hacer a María partícipe de su propia vida hasta el punto de experimentar que, quien abre el corazón a María, en realidad es acogido por ella y llega a ser suyo. El lema elegido por el Papa Juan Pablo II para el escudo de su pontificado, Totus tuus, resume muy bien esta experiencia espiritual y mística, en una vida orientada completamente a Cristo por medio de María: “ad Iesum per Mariam”.
Que nuestra mirada esté siempre fija en Cristo, “el mismo ayer, hoy y siempre” (Hb 13, 8), el cual guía con firmeza a su Iglesia. […]
Y que la Virgen María, Madre de la Iglesia, nos ayude a ser, en todas las circunstancias, como él, apóstoles incansables de su Hijo divino y profetas de su amor misericordioso. Amén.

© Copyright 2006 – Libreria Editrice Vaticana

Deja un comentario